viernes, 31 de octubre de 2014

Jalogüin, Jalogüin.


Ahora que ya sé que estas notas que escribo en el blog no son más que tonterías (y no lo digo yo, que lo dice una querida amiga, con más canas que yo y que me riñe cuando leo porno)...(y lo sé, tiene toda la razón del mundo, pero qué le vamos a hacer, es cierto, a veces sólo escribo tonterías, pero es porque me divierto) ahora, digo, que ya sé que sólo son papanatadas, puedo contar sin rubor, que hoy es Jalogüin y que yo me quiero disfrazar. 

Se lo prometí a unos niños mientras nos dedicábamos al noble oficio del recogimiento de piedras en pleno fin de semana, juguetón y veraniego. Y lo que se promete en semejante situación no se puede olvidar y mucho menos incumplir. Allá cada uno o una con su conciencia, yo esta noche me pongo zombi total que sino mi palabra vale menos que la tinta con la que escribo. Y no escribo con tinta (se pilla, ¿no?) Que no se puede ilusionar al personal en un ataque de exaltación de la amistad para después decir donde dije digo ahora no digo nada. Trampa. 

Que viernes normales hay a patadas y viernes para hacer el bobo algunos menos. Aprovecha. Suéltate la cana, píntate la ojera y vamos a sorprender a nuestros hijos que ellos nos sorprenden cada día. 

Un beso de proyecto de zombi que da miedo, mucho miedo. mjo

Nota: De todas formas, si no os disfrazáis, no pasa nada. Os quiero igual. 

martes, 28 de octubre de 2014

Duomo Nefelibata.


"Poner en orden es algo que se nos enseña. Primero ponemos en orden los juguetes, después nuestra habitación, primero fuera, después dentro.

Alineamos los números para restablecer el equilibrio, somos rigurosos en organizar la mesa del despacho y maniacos en colocar los calcetines según el color. Ponemos a punto recibos, contratos, la lavadora, el motor que nos golpea la cabeza y a las personas prepotentes. Lo hacemos porque somos capaces, está escrito en nuestro ADN y es imposible escapar. Pero cuando se trata de nuestra vida, entonces llega el caos, porque poner en orden significa encontrar una lógica, hacer una selección, y por consiguiente perder algo. O a alguien."

El amor imperfecto. Sara Rattaro.

Un beso de último martes de octubre. mjo

Nota: Yo no me divorcio, aunque no te disfraces.

lunes, 27 de octubre de 2014

Cuidado, por favor.


Bromeaba ayer y se reía al recordar la coliflor volando. Pobre. Al final nos la comimos. Y el pan, recién comprado que ha acabado en la basura. Y las granadas, que tanto le gustan. Es buena la risa. Ya nos vamos recuperando del susto. Y los huesos, doloridos pero enteros (campeones) irán recuperándose poco a poco, seguro. Lo peor se lo llevó la cabeza, pero sabemos que la tiene bien dura y eso le salva. Qué suerte tuvo. Qué suerte tuvimos todos. 

Un beso grande a todas las personas que me han preguntado por ella. Gracias por el cariño. mjo

Nota: Ten cuidado en los pasos de peatones, a veces, la vida no se nos va, a veces (la vida) te la quitan. 

domingo, 26 de octubre de 2014

Una hora de regalo.


Hoy cuesta levantarse, demasiadas cosas en la cabeza. No te quieres despertar. Arriba. Es domingo y toca trabajar la tierra. Hay que dejar limpia, lisa y ordenada la zona donde el año que viene plantaremos. No hay prisa, ya, pero mejor está lo que está limpio y ordenado. Además queremos meter algunas cosas de invierno. Y habrá que mirar unas flores. Siempre alegran la vida. Primero las de casa, que no les falte nunca agua. Yo, sin beber, moriría. Y algunos mimos, algunos cuidados. Palito López está precioso, lleno de pequeños limones verdes, prietos y relucientes. Y la Aloe Vera con dos retoños más en camino, en seguida ofrezco de nuevo. Y la alegría, el perejil, ... todos bien en casa, gracias. En cuanto lleguen los chicos de comprar al más majo de la plaza nos vamos a plantar. Volveremos para comer, y después a descansar. Que es domingo, y los domingos (algún rato) toca parar. Gracias, de todas formas, que hoy tenemos una hora más, si no ... ya andábamos mal.

Un beso de domingo. mjo

viernes, 24 de octubre de 2014

Pasión.

... by Maite Romero.

Me retuerce. Convierte en palo de lluvia mi columna.
Se atenaza en mis cuerdas vocales. Me eriza el vello.
Revolotea en mis pies. Esquiva el pensamiento lógico.
Me consume por dentro. Me ciega. Agita mi respiración.
Me moja. Revuelve mi pelo. Me roba el aliento.
Me entumece los labios. Dilata mis venas.
Me enciende la piel. Esparce pica-pica en mis huesos.
Contrae mis músculos. Pita en mis oídos.
No tiene compasión. Golpea como un maestro. Noquea.
Me regala la petit morte. 
n cuanto marcha salgo a buscarle. Llueve y he cogido el abrigo. En el frío de la noche busco su calor. Pero es hábil jugando al escondite. Y al despiste.
Sin quererlo te has convertido en su fiel siervo, entregado prisionero, fascinado, sumiso.
Sin querer.

Ganadora del I Certamen de Relato Breve sobre la Pasión organizado por nuestra Biblioteka. En Ametx.

Un beso bien grande y gracias por venir. Queríamos oírlo en tu voz. mjo

jueves, 23 de octubre de 2014

Stoner. John Williams


"William Stoner entró como estudiante en la Universidad de Misuri en el año 1910, a la edad de diecinueve años. Ocho años más tarde, en pleno auge de la Primera Guerra Mundial, recibió el título de Doctorado en Filosofía y aceptó una plaza de profesor en la misma universidad, donde enseñó hasta su muerte en 1956. Nunca ascendió más allá del grado de profesor asistente y unos pocos estudiantes le recordaban vagamente después de haber ido a sus clases."

Un beso. mjo

Una vez a la semana.


Me gusta caminar cuando mi otro yo va a tocar la trompeta. Me gusta nadar antes justo de sonar la campana. Me gusta ir a la Biblioteka los lunes, a cambiar libros, a leer revistas. Me gusta quedar con la cuadrilla los viernes, cuando empieza el fin de semana. Me gusta ir a la huerta, me gusta hacer las compras, me gusta ir a la playa. Y por supuesto, me gusta el rincón de cada semana. 

Si no puedes hacer más esas cosas que tanto te gustan, al menos proponte hacerlas una vez a la semana. Hazme caso, búscales un hueco. Apuntalo en tu calendario. Y pase lo que pase, no le seas infiel. Tu vida te lo agradecerá.

Un beso de día importante. mjo

Es jueves, nos vemos a las 7 en el sofá. Llevó Stoner. de John Williams. 
Y luego nos vamos al cine, creo.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Recopilando.


Ya me han llamado, ya tengo tutor. Es psicólogo, afable, le da la risa cuando habla y es grande como un armario. Le conocí en clase y aunque lo de la física cuántica y la teoría de la doble ranura se me escapan un poco, dijo varias cosillas que me gustaron bastante. Me acompañará estos dos próximos meses en mi proyecto de emprendedora. Sí, suena a anuncio de alíate a las fuerzas armadas pero no tiene nada que ver. Soy emprendedora. Lo he debido ser siempre, pero hasta ahora no me había enterado. Mi amiga guapa de anillos grandes lo vio antes que yo. Si no es por ella, ... (¿Cuántos favores te debo ya?)

Bueno, ya tengo mi agenda de mr. wonderful (comprada en Olabuh! a dos chicas emprendedoras). Ya tengo mis bolis de colores, mis papeles ordenados, las ideas alborotadas, el nervio en el cuerpo, la cabeza despeinada, los dibujos, las fotos, el nombre, las ideas, los proyectos. .. todo anotado. Ya sólo tengo que convencerle al psicólogo de que no estoy loca y de que se puede vivir haciendo lo que a una le gusta. Deséame suerte.

Un beso grande y una recomendación: Una vez a la semana acude a tu Biblioteka, leer es bueno para la salud. mjo

martes, 21 de octubre de 2014

Quino.


De Joaquín Salvador Lavado Tejón. (Joaquino, imagino, por argentino) Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. (Ay si su abuela levantara la cabeza.) Se merece un hueco aquí, y bien grande.

Suena en la radio "I´m looking through you, where did you go..."
Manolito: "¡Los Beatles!" ¿Cómo pueden gustarte, si no entendés lo que dicen?
Mafalda: "¿Y?"  "A medio mundo le gustan los perros y hasta el día de hoy nadie sabe qué quiere decir Guau."

Con 17 años tuve que ir a Valencia en el tren Estrella Levante, que tardaba casi un día entero. Mi hermana me compró (en la estación de Abando) Mafalda 3. Editorial Lumen. Creo que me aprendí de memoria las viñetas. Me gusta Quino. Siempre me ha gustado. 

Un amigo (a veces) me llama Mafalda. Por el pelo, creo. 

Un beso dibujado. mjo

Nota: ¡Cuánta bondad! Potentes, prepotentes, e impotentes. Sí, cariño. Humano se nace. Yo no fui. (La Biblioteka tiene un montón de títulos.) 

lunes, 20 de octubre de 2014

Confucio.


"Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes."

El otro día ya lo conté en el rincón (que dicho sea de paso, es el mejor lugar para contar cualquier cosa. El mejor.) Yo ya sé lo que quiero ser de mayor. Sé que ando un poco tarde, pero ya se sabe lo que dice el refranero.

Estoy contenta. Saber lo que vas a hacer ya es un paso grande. Ahora a seguir caminando todos los días. Una profesora nos dijo: No penséis en hacer una montaña grande, pensad en poner cada día una buena piedra. Y que esté bien puesta. Pues eso, que yo ya estoy poniendo piedritas para tener (algún día) mi pequeña montaña desde donde contemplar la vida.

Y hablando de piedras y de vida, he tenido un fin de semana lleno de ambas cosas. Cuatro días (sí, sí, este fin de semana ha tenido cuatro días, empezó el jueves con las chicas más guapas de Amorebieta, las del rincón y terminó ayer por la noche, cogiendo lechugas para la cena.) Y por la mitad, amigos, amigas, hijos e hijas, setos que son pinos, piedras, muchas piedras, tierras, sacas quemadas por culpa de la emoción, cervezas sin alcohol y sidras que no parecen sidras, guantes, agujetas, cariño y algún que otro objeto roto que no viene al cuento, ni de palo.

Ha sido un fin de semana de esos que sientan bien. Aunque te duela la espalda. Lastima, faltó la música y alguna foto para el recuerdo. 

Un beso grande con sabor a verde de pino y limón. mjo

viernes, 17 de octubre de 2014

Tengo cara de viernes.


Cada vez me gustan más. Como las vacaciones de verano. 

Hoy ya apuntaba temprano que iba a ser un día estupendo. He dormido bien, he desayunado muy bien, y he ido a nadar. (Qué bueno es estar en remojo y flotar y no pesar nada y ver la luz a través del agua.) Después he comido un montón de uvas y he visto a una amiga. También he ido a una inmobiliaria, a un herbolario y a una tienda donde me regalan cartón rizado. Qué maravilla.

Me encanta salir sin rumbo fijo e ir haciendo gestiones según vienen a mi memoria (a veces a mí imaginación) y dejar que pasen los ratos sin prisa, sin perderme los detalles de cada conversación. Me chifla charlar con M. en la terraza de su Sukoi, e imaginar que compramos la lonja de la esquina para hacer lo que nos venga en gana. Me encanta. 

Todos los días no son iguales. Pero los viernes tienen algo especial. ¿Será porque la noche anterior he estado con mis amigas del rincón?

Un beso con cara de viernes feliz. mjo

(Nota: Gracias por escuchar mis secretos. Sssssssss.)

jueves, 16 de octubre de 2014

Suele pasar.


Se me ha caído el kiwi en la infusión de tomillo y he descubierto un nuevo sabor de camiseta.

En mi casa los desayunos siempre tienen un  punto surrealista. Mientras uno está aún muerto de sueño, el otro grita por el balcón buenos días a las ventanas cerradas de un barrio dormido. Y yo, despierta desde hace horas me agito ante la imposibilidad de hacer todas esas cosas que haría si no fuera porque no son horas para hacerlas. Y me refiero a poner música, a dibujar, a .. Y en esta tesitura y con una mesa invadida por guerreros, vaqueros y marcianos varios, nos ponemos a desayunar. Hablo y explico las cosas que sueño, las que quiero soñar, las que quiero probar, ... y entre hablo y hablo, la fruta resbala, cae en la taza, y plas! me salpica la cara y la camiseta. Estoy mejor callada.

Empieza el día, ahora toca hacer (poco a poco) realidad los sueños.

Nos vemos hoy, que es jueves. Plan: recomendaciones, proyectos, noticias, ... hay cosillas.

Un beso de colorines. mjo

miércoles, 15 de octubre de 2014

Alain medita sobre el ombligo.


(Con esa frase empieza el libro que más he esperado nunca. Y continua ...)

"Era el mes de junio, el sol asomaba entre las nubes y Alain pasaba lentamente por una calle de París. Observaba a las jovencitas que, todas ellas, enseñaban el ombligo entre el borde del pantalón de cintura baja y la camiseta muy corta. Estaba arrobado; arrobado incluso trastornado: como si el poder de seducción de las jovencitas ya no se concentrara en sus muslos, ni en sus nalgas, ni en sus pechos, sino en ese hoyito redondo situado en mitad de su cuerpo."

La fiesta de la insignificancia. Milan Kundera.

Entiéndeme, creí que no volvería a escribir.

Ya lo tengo entre mis manos. Pequeño, apenas 138 páginas que Le Monde ha elogiado como "La fiesta de la inteligencia." Y todo para mí, que yo lo pedí. 

Un beso. mjo

martes, 14 de octubre de 2014

Esos desconocidos a los que pronto añoraré.


Siempre ocurre lo mismo. Entras en un aula llena de personas a las que no conoces ni te conocen, te sientas donde puedes, ni cerca ni lejos (que sin gafas no ves la pantalla) y miras a tu alrededor, intentas intuir cómo son, como piensan. Nunca aciertas. El que al principio te parece imposible, luego es un encanto, el que nunca habla luego es el más considerado, el graciosillo es realmente gracioso, la seria resulta ser la más dulce de todas y los que te llevan la contraria acaban siendo los que más te ayudan. Ay, esto de aprender, cuanto te ensaña. Doy gracias a la vida (y a la dipu) por estas oportunidades que te brinda para conocer y conocerte, con ayuda de una beca. 

Mañana es él último día y realmente me va a dar pena. He oído tonterías y cosas muy inteligentes, me he reído y (no podía ser de otra manera) he hecho reír, me he sorprendido, asustado, animado y desanimado diecisiete veces al día en este curso que una amiga me acercó (gracias guapa) y que puede ser una buena (y arriesgada) idea para continuar mi vida laboral. A por todas.

Mañana se acaba, sí, y prometeremos estar en contacto. Espero que sea verdad. Y sobre todo, lo que más deseo, es que les vaya bien. (A mi también, claro) 

Un beso grande a mis compis. mjo

(Sí, al oscuro también.)

Amistad.


"-¿De dónde demonios han salido esas flores?
La airada voz de Shirley cambió de golpe el ambiente pacífico de la cocina, donde las dos mujeres desayunaban -como todas las mañanas- tostadas y café con un fondo de música de Schubert. Anna Livia y Kate miraron instintivamente hacia el ramo de flores -un gladiolo, media docena de margaritas de un color indescifrable, un lilium blanco, dos rosas pochas- y luego a su amiga.
-Querida -la voz metálica de Anna Livia parecía haber perdido un para de tonos-, las has mandado tú ..."

La boda de Kate. Marta Rivera de la Cruz.

Si a F. le gustó, no lo pienso dos veces, le hacemos un hueco en el rincón. Lo llevo el jueves, y le echamos un vistazo. 

Un beso impaciente. mjo

(Yo espero a Kundera. Nos separa un pequeño detalle, una etiqueta. Por la tarde, libre. Mio.)

lunes, 13 de octubre de 2014

Cara de boba.


Llevaba meses protestando, refunfuñando y renegando de éste, mi ordenador portátil. Harta de una lentitud escandalosa he decidido telefonear al establecimiento de donde lo saqué y a donde corro ignorante y febril cada vez que falla algo. Como siempre, me han atendido con rapidez y paciencia. ¿Qué le pasa? - Va muy lento. No carga las páginas. No puedo ver vídeos. (Gimoteaba yo en el mostrador) Y por arte de magia, delante de mis ojos, empieza a hacer todo eso que yo hace meses no veía. Increíble, pero cierto. Cara de boba no, cara de muy boba se me ha quedado. Apaga y enciende el Router. Me han dicho. Y obediente yo, me he ido a casa con una sensación que no es fácil describir sin utilizar palabras como tonta, boba, corta, ... etc (Tampoco es cuestión de ensañarse.)

Lo primero que he hecho ha sido comprobar las conexiones y ... ¡bingo! un cable se las veía negras para no verse involucrado en una caída libre de su enchufe correspondiente. Vamos, que estaba suelto, muy suelto. Y claro, hacer de esa manera conexiones, pues no. El pobre, bastante hacía. Mala me siento, por tener así las cuestiones de alimentación de los aparatos que viven a mi servicio. Porque claro, hay otra y es más gorda: tenemos la tele desenchufada (fingiendo avería) desde primeros de agosto. (No explico aquí los motivos, que si no me alargo. Otro día.) Y pienso yo ¿Y si un día los enchufes, ladrones, claves y demás elementos se alían y me toman como prisionera para pedir el fin de las injusticias con las que penan su servil existencia? Ahí sí se lía buena. Horror.

De momento yo ya disfruto del cacharro a pleno rendimiento, como en sus viejos tiempo y la cara de boba ya se me irá pasando con el tiempo. Peor fue aquella vez que llamé a un técnico de lavadoras y ... (esto también, otro día)

Un beso con corriente alterna. mjo