jueves, 13 de agosto de 2020

Tristezas contagiosas

 

Es inevitable. Para las emociones no hay mascarilla que valga. En los ojos, la tristeza, la inseguridad, la duda, ...  si no eres de plástico, te llega, claro, hasta el alma misma. No puedo con algunas realidades. Disimulo. Que remedio me queda. Respiro, me voy a caminar, y así, entre arboles y matorrales, puede que se disipe esta sensación de emociones al cuadrado que vivo estos últimos días. Todo me parece que me quita un poco el aire. 

Espero, deseo y confío en que todo se arregle. En que haya buenas noticias. En ...

Un beso a las personas que miran y sienten. mjo 

                                                                                                  

lunes, 10 de agosto de 2020

Try a little tenderness

 

Hace unos días murió Alan Parker. Mi Alan Parker. El Alan Parker de mis años de carrera.

Midnight express, El corazón del ángel, Fama, Las cenizas de Ángela, (...) y por supuesto, The Commitments.

Ayer, en el paseo de la mañana, escuchaba una y otra vez Try a little tenderness, y no sonaba con la voz de Otis Reding (que él me perdone) sino con la de Andrew Strong, en el disco Live. 

La música y el cine, el cine y la música. Gracias, Alan Parker, por tus películas.

“Los irlandeses somos los negros de Europa. Los dublineses somos los negros de Irlanda. Los dublineses del norte somos los negros de Dublín”. Esta es la lógica con la que Jimmi Rabbits, un joven procedente de la zona más marginal de la capital irlandesa, decide montar una banda de soul. La película, basada en una novela homónima de Roddy Doyle, es otra crónica del ascenso y caída de un grupo aunque en este caso se trate de un éxito más local. En la cinta la música se impone al drama logrando que nos creamos al grupo en toda su magnitud. Destaca la impecable voz del vocalista Declan Deco Cuffe, interpretado por Andrew Stanton, y la presencia de dos jóvenes que han hecho posteriormente carrera en la música, Glen Hansard (quién también protagonizó la película Once) y Andrea Corr (del grupo The Corrs). 

Un beso a mí amigo de la mascarilla, los cubiertos y las cacerolas. Por su música. mjo

viernes, 7 de agosto de 2020

Pequeños placeres

 

Saludar a la chica de la panadería cada día, comprar el pescado y pedir que me lo guarden hasta que vuelva, recoger las botas de monte del zapatero que todo lo arregla, pasar por la farmacia y desearle unas buenas vacaciones, encontrarme con mi vecino que ha vuelto por algo de médicos, acercarme a por algo de fruta, verdura, comprobar que mi peluquería cierra por unos días, calcular una posible solución hasta su próxima vuelta, saludar a personas que conozco o que no conozco pero que se cruzan en mi camino y que apenas reconozco con mascarilla azul, blanca o de maripositas. 

Me gustan mis mañanas de ama de casa con ocupaciones varias. Y me gusta tener tiempo para charlar con la chica de correos que me trae las facturas y que dice que la gente no se entera y o no se quiere enterar y que nadie es consciente de lo significa la palabra responsabilidad. 

Un beso a las personas que tienen que llevar mascarilla durante un montón de horas al día. mjo

 

lunes, 3 de agosto de 2020

Alta fidelidad


"Rob Gordon es un treintañero melómano con un pobre entendimiento de las mujeres. Además, es dueño de una tienda poco exitosa de discos de vinilo, Championship Vinile, donde trabaja con sus ayudantes, Dick y Barry, dos freakes musicales, que al igual que Rob, viven por y para la música. 

La película comienza cuando Laura abandona a Rob. Esto hace que Rob recapacite sobre sus cinco rupturas sentimentales más dolorosas.

Aunque Alta fidelidad nos narre la peculiar vida de Rob Gordon, es la música la que guía los movimientos de todos y cada uno de los personajes, ya sea a través de colecciones de discos, de la tienda musical que regenta Gordon, o de las brillantes conversaciones entre la divertida pareja Jack Black-Todd Louiso, que como las grandes parejas de cómicos de la historia, son personalidades antagónicas que se unen por el caprichoso azar y que tienen los mejores momentos de la película."

Recomendación del chico-música G. 

Un beso de tus recomendaciones son regalos para mí. mjo

viernes, 31 de julio de 2020

Un regalo inesperado


No soy la musa de alguien. No soy una musa. Soy ese alguien. Ella es la estrella del rock más importante del planeta. Todos tienen una opinión sobre ella. Todos sueñan con ella. Todos buscan ser como ella. Todos quieren algo de ella. Todos quieren a Daisy Jones.
 
Este libro es rock and roll. Es Patti Smith, es Tom Petty, es Yes… y es Fleetwood Mac. Sobre todo Fleetwood Mac. Este libro es un subidón a base de tequila y drogas y el bajón de la resaca; es un viaje por carretera por la costa americana y un paseo por Sunset Boulevard; es sexo furtivo, una relación tóxica y una pareja celosa; es una mirada a los años 70 y un chapuzón en la piscina del Chateau Marmont. Es un vistazo a los excesos de una generación que vivía sin miedo. Es juventud y es madurez, es pecado y es redención, es fe y es esperanza. Es familia y es amistad. Pero, por encima de lo demás, 'Todos quieren a Daisy Jones' es amor… y es desamor.

Editado en España por Blackie Books, 'Todos quieren a Daisy Jones' es la historia ficticia de la mayor banda de rock de los 70, un retrato del ascenso a la fama de Daisy Jones & los Six y de los motivos que los llevaron a separarse en plena gira, el 12 de julio de 1979 en Chicago, justo cuando más cerca estaban del cielo.

Casi nada.

Un beso de melena al viento. mjo
 

martes, 28 de julio de 2020

No tiene

 
"Sólo en Antón Martín hay más bares 
que en toda Noruega.
Por cierto, el marisco, ni comparación.
Te cuento la cena
Los dos matrimonios
Fernando, mi Antonio, la Almudena y yo
Hija, a la Almudena, la ví de estropeá.

De mí para tí, que está mal follá.
Porque, la verdad, guapa nunca ha sido
Pero, ese vestido, como de almacenes Arias, iba de ordinaria
Pero a lo que vamos
¿Que dónde cenamos?
En Casa Tomás. 
Eh, de bote en bote. Pagamos a escote.
Un kilo de gambas, con su paternina, su buena propina.  
Pacharán y puro.
¿Cuánto nos cobraron?
No llegó a dos mil duros."


Un beso de paseo de noche. mjo 
 
Nota: Busca esta canción para escucharla entera. No tiene desperdicio. 

Otra nota: En realidad, ninguna de sus canciones lo tiene.

lunes, 27 de julio de 2020

Soy una miedosa


Lo que iba a ser un pequeño paseo se convirtió en una larga vuelta. La noche se acercaba mientras yo escuchaba a Sabina en canciones sobre amores, putas (perdón por el taco) y demás fauna ibérica. 19 día y 500 noches, para más señas. Las formas comenzaron a convertirse en siluetas y la luz de la minúscula luna no alcanzaba a iluminar más que una pequeña vela en el horizonte. Ay, madre, pensé. Ahora es cuando ... Y es que soy una caguetilla. Aceleré el paso, me agarré a los bolsillos de mi pantalón y miré el camino de frente. La última vez que me pasa esto. La última. Tengo que aprender a calcular los recorridos. Los pequeños sonidos de la noche son distintos a los del día, como la tabla sobre la que caminas, que cuanto más alta está, más vértigo te da. Siendo siempre tu equilibrio el mismo, y el mismo el grosor de la tabla. 

Llegué completamente de noche y con el pulso acelerado pero feliz. No hay nada como superar los miedos. Te da una estupenda sensación de superación. 

Un beso a las personas que caminan sin reloj. mjo

sábado, 25 de julio de 2020

Karmelo Jaio



Ismael tiene un secreto. Lleva dos años intentando escribir su próxima novela, pero no consigue producir más que borradores sin vida. A su desconcierto creativo se le suma el impacto sufrido tras escuchar la noticia de que han encontrado el cuerpo de una mujer en el monte cerca de su ciudad, Vitoria. Desde que sus hijas se han hecho mayores, cada vez que escucha alguna noticia similar siente una inquietante mezcla de culpa y miedo: culpa por ser hombre y miedo por lo que algún hombre pueda hacerles a sus hijas.

Su crisis se acentuará cuando se vea obligado a pasar todas las tardes con su padre, después de que su madre haya sufrido un accidente y no pueda cuidar de él. Las horas con su padre le llevarán a preguntarse sobre su relación con él y sobre la manera en la que ha aprendido a ser un hombre. Entretanto, Ismael descubrirá que su esposa, Jasone, también oculta algo, y cada uno jugará con su secreto en medio de una marejada emocional en la que los silencios, como casi siempre, hablarán más que las propias palabras.

Un libro de Karmelo Jaio, la autora de Las manos de mi madre

Un beso de hoy tocaba libro y no tontería. mjo

viernes, 24 de julio de 2020

Vikings


Ayer dos buenas amigas dudaron de mis capacidades mentales al saber qué tipo de películas, sagas y series bárbaras me estaba metiendo entre pecho y espalda. Y es que una tiene sus debilidades. La principal: me encanta ver algo de ficción con mis dos chicos al terminar el día.

Buscar consensos no siempre es fácil. A ellos les encantan las batallas, el espacio, los coches, los robos y los malos malotes. Y a mí me gusta el cine alternativo, cualquier película europea, o algo sazonado con una buena y creíble historia de amor que, a poder ser, termine fatal o muy fatal. 

Son dos, y yo solo una. Siempre me rindo, o siempre me ganan. Y ante la clara desventaja solo emito una breve condición: Que al menos salga un guapo. Paul Walker, Matt Damon, George Clooney, Teo James, ... no pido mucho. Mi criterio es variado en edad y en aspecto. Me conformo con poco. Que lo más guapo ya lo tengo yo en mi casa. ¿Me explico?

Aquí dejo una fotografía de lo que estamos viendo ahora, y dime si no merece la pena.

Vikings es una serie de drama histórico creada y escrita por Michael Hirst para el canal History. Filmada en Irlanda e inspirada en las sagas del vikingo Ragnar Lodbrok, uno de los héroes nórdicos legendarios más conocidos y notorio como el flagelo de Inglaterra y Francia.

Un beso a la chica del vestido verde salvio italiano. mjo

jueves, 23 de julio de 2020

Sigo


Decía yo que el uso de la mascarilla también tiene sus ventajas. Claro.

Veamos.

A todas nos pasa que un día tenemos mala cara o malos pelos. Ese día con ponerte la mascarilla más rara que tengas, solucionado. Nadie se va a fijar en tu cara. Solo en la tela. (Y si no tienes ninguna rara, y todas son mega bonitas y súper favorecedoras, a veces pasa, chica, ...) Entonces, ese día, solo prueba a ponértela un poco torcida. Es infalible, ya puedes tener un ojo morado o el pelo con enredones que nadie va a ver más que la línea inclinada de tu complemento de moda. No sabes los pelos que me gasto a las 7 de la mañana cuando salgo a caminar. Y hoy es el día que todo el mundo me dice, sin prestar atención a mis canas en punta, que estoy muy guapa. ¿Suerte que tengo? ... ¿o mascarilla?

Otra de las ventajas es el vapor de agua que generas y que limpia los poros de tu piel hasta decir basta. Nunca había tenido tan bien la piel. Y eso que los años pasan sin piedad. Carita de porcelana se me está poniendo, oye. Te lo juro por la seda valenciana de La Mona Lisa.

Y ¿qué me dices del magnetismo de la mirada? Algo tan poco valorado en los tiempos que corren. Te juro por el dios Odín de los Vikingos, que un día, en una playa asturiana, un guapo nórdico me tiró lo tejos bajando por una escalera. Yo le estaba dejando pasar por eso de la distancia y él debió entender que le esperaba. Entre su jovialidad y mi dificultad para los idiomas, no sé ... un lío, un lío. Decidí, entonces, añadir a mi atuendo una bonita visera roja de Subversive, para no causar más estragos. Como las famosas cuando van de incognito. ¿Sabes?

Un beso de otro día, ... más tonterías. mjo

miércoles, 22 de julio de 2020

A vueltas con la mascarilla


Creo que éste es un buen momento para dedicar unas justas palabras a ese pequeño complemento que se ha colado en nuestras vidas y que, estoy segura, nadie usa como indican las instrucciones.

(No mires para otro lado. Tú tampoco lo haces correctamente. A mí no me engañas.)

Es cierto, porque en eso coincidimos todas, que es un calorazo esto de la mascarilla en espacios públicos, que no favorece un pimiento y que las orejas, después de un buen rato, se resienten, aunque la lleves floja y medio caída. Al fin y al cabo, no estamos acostumbradas a llevar nada colgando de dichos salientes, excepto los pendientes, y algunas no usamos ni eso. Imagina. 

A veces te vistes monísima de la muerte, te pones la crema, te pintas los morros de rojo y luego, antes de salir de casa, te plantas esta tela con gomas que te tapa media cara y que justo justo, deja asomar tus pestañas por encima de la línea de visión. Yo, te juro, estoy perdiendo perspectiva, no oigo bien si la llevo puesta y en ocasiones .... veo pelusas. (sí, era un chiste malo relacionado con El sexto sentido. Tengo una amiga que no ha visto la película todavía. Un saludo desde aquí.)

Aun así, creo que también tiene sus ventajas. Aparte, claro, de las obviamente sanitarias. Pero, por no extenderme, lo voy a dejar para la próxima vez que escriba.  

Un beso de reflexiones de andar por casa. mjo

martes, 21 de julio de 2020

En racha


Caldera, vitro, lavadora, ... mi línea parece la central telefónica de técnicos y servicios y mi casa la boca de metro para gremios operativos de reparaciones y arreglos. Todos majísimos, todos muy simpáticos y educados. Y sobre todo (y es lo mejor del asunto) todos muy, pero que muy resolutivos. En un plis plas detectan la avería, hacen el necesario cambio y me piden la firma como si yo fuera una solista de éxito en plena campaña promocional de giras. Estoy encantada.

Acaba de salir por la puerta el chico de la lavadora. No ha estado en mi casa ni veinte minutos, pero me ha devuelto la paz del hogar al cambiar el chisme del cierre que era la cosa que no andaba bien. F04. Y no había manera. Y ya se sabe, sin otra cosa igual puedo pasar, pero sin mi querida lavadora (que también hace las veces de secadora en invierno) yo no soy persona. Ay, gracias a los técnicos por su profesión. Y a los seguros, por esas cláusulas tan monas que lo cubren todo. 

Un beso grande a ese chico guapo que ya estaba mirando presupuestos para una lavadora nueva. mjo

Nota: Hombre de poca fé.

lunes, 20 de julio de 2020

Mikel Santiago


En un pequeño pueblo del País Vasco, nadie tiene secretos para nadie. ¿O tal vez sí?

"En la primera escena, el protagonista despierta en una fábrica abandonada junto al cadáver de un hombre desconocido y una piedra con restos de sangre. Cuando huye, decide tratar de reconstruir él mismo los hechos. Sin embargo, tiene un problema: no recuerda apenas nada de lo ocurrido en las últimas cuarenta y ocho horas. Y lo poco que sí sabe es mejor no contárselo a nadie."

Todavía me acuerdo de la rapidez con la que leímos La última noche en Tremore Beach, y la duda sobre la pronunciación de dicho nombre. 

Un beso a las chicas que estudiaban inglés. mjo

Arburu


A tus atardeceres rojos
Se acostumbraron mis ojos
 
Como el recodo al camino. J. M. Serrat

Sonaba en mi cabeza esa canción mientra bajaba, y creí que no podía haber nada más bonito ni nada tan cierto como la naturaleza.

Ayer fue un día bonito, de ésos en los que ves el cielo claro y hay más flores que nunca en el camino.

Un beso de tomates verdes y queso asturiano bajo el acebo. mjo

domingo, 19 de julio de 2020

Tres


Primero fue Luis Sepúlveda, después Carlos Ruiz Zafón y ahora Juan Marsé.

Mejor no escribo nada. Tan solo una frase.

Sabemos que el olvido y la desmemoria forman parte de la estrategia del vivir. Juan Marsé

 
Olvidemos que ya no están y leamos sin prisa sus libros.

Un beso de domingo tranquilo. mjo

lunes, 13 de julio de 2020

Disculpen


Cerrado por ir monte.

Un beso de cabra. mjo