jueves, 27 de julio de 2017

A guardad el pañuelo


Se acaban las fiestas. Hoy ya es Santanatxu, mañana ...nada. Saldremos a ver los mariachis y las bandas de música. Sin locuras, mañana a las 7 arriba. Y entraremos, poco a poco, en un agosto de locales cerrados y aparcamientos libres. Y soñaré con noches cálidas y amaneceres frescos. Y trabajaré con la sensación de que nada tiene demasiada prisa, de que nada es demasiado urgente. Espero leer mucho, escribir también, y quiero dibujar marietas. Y otras cosas que no son marietas.

Acabo de recordar que debo una respuesta a un correo. Me pongo a ello.

Un beso de cómo cambian las cosas con los años. mjo

Muchas veces


A veces, sin saber muy bien el motivo, te invade una profunda tristeza. Una pena por dentro sin previo aviso y sin justificación ninguna. Empiezas, entonces, a buscar en tu memoria alguna pista que te haga entender la aparición de este sentimiento. ¿Hambre? ¿Sueño? ¿Cansancio? Claro, lo primero siempre es descartar lo primitivo, para llegar (si no hay otro remedio) a lo más místico de la condición humana. En muchas ocasiones, nunca llegas a entender ese repentino giro de pensamientos que son, claro está, los culpables de todo ese derrumbe sin sentido. Es entonces cuando un duende, ángel, diablo,... te lleva a una deshabitada playa, te pasea, te habla, te burla, hasta que te encuentras de nuevo contigo misma. Después te das un buen baño en agua fría y cristalina a partes iguales, y te sientes, otra vez, como si no hubiera pasado nada. Y es que el agua fría es lo mejor para la tontería. Y una buena pareja, ... lo mejor en la vida. 

Un beso de sal marina y cena en la orilla. mjo

lunes, 24 de julio de 2017

Nostalgias varias


24 de julio y todo sereno. Queda poco para que acaben las fiestas. Lluvias, soles,... hemos tenido de todo, como siempre. Hoy viene La Orquesta Mondragón. Toma ya. Yo me daré una vuelta. Seguro que más de una canción me suena. Corazón de neón, Viaje con nosotros, Ponte la peluca, ... puede ser divertido. ¿Verdad? Como la otra noche, la del marmitako, que de vuelta a casa (cubo amarillo en mano y carro de compras incluido) nos pusimos a bailar a ritmo de Alaska y Queen sin poder parar de reír. 

Y es que somos unas nostálgicas. Nos ponen Los Pecos y a mi amiga E. le vienen los recuerdos de su noviazgo. Escucho a Raffaella Carrá y te mando un vídeo. Pues claro. A eso de las once de la noche terminó la fiesta. Si llego a recordar que teníamos verbena ....

Un beso bailarín. mjo

domingo, 23 de julio de 2017

Jose Mari Gonzalez "Sema" Tamborrero de honor



“A sus ordenes señor capitán. Sin novedad. Misión cumplida”. Estas son las palabras que su amigo y compañero, Javi Goitiandia, le dedica a Sema al final de cada tamborrada. 

“Seriedad y ejemplo”, eso ha sido siempre lo más importante para este hombre entrañable y serio a la vez, que durante 30 años ha sido el alma mater de uno de los eventos más importantes de nuestras fiestas del Carmen.  “Tiene que haber entusiasmo y entrega y disciplina”, eso dice, y de esto sabe mucho. Primero fue su padre, y ahora lo es su hijo, y entre los dos… él, que de no haber sido por unas molestias físicas, no sabemos cuántos años más habría sido director y capitán. Ahora le nombran Tamborrero de Honor. Bonito detalle para un hombre con tantos recuerdos sobre la historia cultural de nuestra localidad. Batuta de Plata de la Coral, Rúbrica del Zornotza Aretoa,…se emociona pensando en este nuevo nombramiento.  Ocurre lo mismo cuando habla de su buen amigo Enrike Renteria, la parada delante de su balcón es obligatoria, lo fue mientras vivía y lo seguirá siendo mientras viva alguien de la familia en esa casa. A él le deben la traducción al euskera y una parte bien conocida de la pieza más popular de la tamborrada: Aupa, gazteak 

Cuando le preguntamos por sus mejores recuerdos, éstos siempre están relacionados con el pueblo, con la gente y el ambiente. El público, esperando la llegada de esta tamborrada compuesta por unos 60 tambores, con más de 150 componentes. Eso es siempre lo más bonito. Y ¿el mal recuerdo? La desaparición de la banda municipal de música. Esa espina clavada todavía le duele por no haber podido evitarla. ¿Y una anécdota? La de la noche que la Guardia Civil permitió, allá por el año 70, que la tamborrada saliera y recorriera las calles, pese a las normas impuestas. 

Nos cuenta cómo eran aquellas fiestas, con un Santanatxu de merendola en la calle, vestidos casi de gala. Nos habla de la cuadrilla El tren de la esperanza, de la Banda de Música de Sarturtxi, de los ensayos con la gramola que él mismo hacia girar y girar cuando era niño. De su hijo siento pequeño, agarrado a su mano en el recorrido de la tamborrada,… cuántos recuerdos. Y que grato seguir creando recuerdos, ¿verdad? Gracias Sema Gonzalez, gracias por todo y por lo que nos queda. 

Un beso de reportera dicharachera. mjo

miércoles, 19 de julio de 2017

iLe


Tengo un triángulo, perdón
Hay un triángulo en el espacio abierto
de mis concavidades.

Tengo hilos, perdón
Hay tres hilos que me amarran los dedos
de mis extremidades.

Tengo robles
Hay dos robles
Que se estiran cual sobo
alrededor de mí

Tengo un hueco, perdón
Hay un hueco que me deshace toda
Hasta que no soy nadie

iLe   Triángulo

Un beso al viento que mueve mi pelo. mjo

Nota: Precioso concierto en una noche con cena, baile y novio.

Otra noche: ¿Has escuchado Extraña de querer?

martes, 18 de julio de 2017

Margaret Drabble

Un día en la vida de una mujer sonriente Los relatos completos Margaret Drabble
"Heredera de Jane Austen, Virginia Woolf, Iris Murdoch o Doris Lessing, Drabble mira con los ojos de las mujeres de sus relatos para poner en tela de juicio la realidad de su tiempo."
"Esposas sin maridos. Madres y hermanas. Mujeres que se debaten entre la vocación artística y las exigencias familiares. Científicas que han decidido dejar de teñirse el pelo y de ir por la vida disculpándose por cada paso que dan. Amor no consumado, vanidad y soledad. El poderoso universo ficcional de Margaret Drabble se concentra en estos cuentos que abarcan cuatro décadas de producción literaria. Una madre trabajadora que puede con todo y acaba sus enloquecidos días con una sonrisa. Una prestigiosa investigadora que acaba de recibir el Nobel por el descubrimiento del «gen de la vanidad». Una mujer que suspira aliviada cuando muere su esposo, y una romántica empedernida que busca el amor en los trenes. Trece relatos, la totalidad de la producción de Drabble en este género, que constituyen una muestra exquisita de la capacidad de ironía, lirismo y amplitud discursiva de una de las narradoras británicas más importantes del siglo XX."

Un beso para la chica del contestador automático. mjo

lunes, 17 de julio de 2017

Es un profesional


Antes de empezar, ya se hace con un par de programas: uno grande para tener en casa y otro pequeño para llevar en el bolsillo por si hay despistes ...o alteraciones. Pañuelo azul, camiseta blanca, vaqueros cortos y zapatillas. Nada más. Y todo el día de juerga. Así los casi quince días que duran las fiestas. A todo quiere llegar: teatros, concursos, conciertos. Yo no puedo con su ritmo. De hecho, el tampoco puede. Inocente. 

Me voy, no escribo más, que me lleva volando a la plaza y luego a no sé qué cosa más.

Un beso de helado por el camino.mjo

sábado, 15 de julio de 2017

Empieza el movimiento


Unas vienen, otras van. Empiezan las maletas, los planes y las escapadas de larga distancia. Todas las preguntas de cada año se repiten con cariño: ¿Cuándo os vais? ¿A dónde? ¿Cuántos días? ...y bla bla bla. Y yo tengo un pequeño problema bien sabido con las fechas: nunca sé en qué día del calendario vivo, por lo tanto aunque pregunte ...luego nunca recuerdo. Y claro, siempre con cara de poker, siempre quedando como un churro. ¿Por qué todas recuerdan que comentaste aquella tarde que este año vas al monte, a la playa o a una ciudad europea, y yo no me recuerdo de nada? Os juro que pongo atención. Pero ni por esas. Y tomar notas me parece hasta feo, ¿verdad? Seguiré intentándolo. 

Vayas donde vayas, estés donde estés, cuidado con el sol, el agua y poco más. Y disfruta mucho de la vida, en Cádiz, Costa Rica o Nueva York. El lugar es lo de menos. Lo importante es la compañía. 

Un beso desde un pueblo que huele a fiestas. mjo 

Nota: Recuerdo que una se va a Praga, otra a París, otra a Valencia ... este año no voy mal.

viernes, 14 de julio de 2017

Soporte técnico


Yo no sé qué haría sin ti. Lo mismo me consuelas, que me ayudas, que me cuentas, que me escuchas, que me acompañas, que me haces de técnica auxiliar en problemas de telefonía. Eres la pera limonera. Ahí estabas, bien temprano, asistiendo a mis neuras ante una fatal pérdida de información gráfica. -Todo se arreglará, lo dices convencida y yo te creo. No es la primera vez que me sueltas estas palabras, y siempre aciertas. Qué pequeña me siento y cómo me ayudas. Y es que lo mio con ciertas áreas de la vida moderna no tiene ni perdón. Sorprendentemente zoquete soy (Ay madre, parece la semana de la auto tortura. Horror) El caso es que el problema sigue ahí, pero ya se ve más pequeño, menos importante y, sobre todo, más solucionable. Aún no he hecho nada, creo que me da miedo intentarlo y no conseguirlo. Pero es cierto que ya no me angustia. 

Suena el teléfono, es un técnico, te dejo. Espero poder ir solucionando, poco a poco, estas inconveniencias que (entre mis manos) siempre se hacen tremendas. Tanta casualidad junta tiene que ser cosa del destino. 

Un beso amarillo y con un solo ojo. mjo

jueves, 13 de julio de 2017

La vida son los miércoles



Uno

"Con mi historia podría escribirse un libro". "Con todas, señora. Con todas", le contestó el taxista. Y sus palabras desgastadas quedaron, como ella, en el aire, sin libro, y sin historia. De entrada, no supo si le había dolido más que la llamaran "señora" o comprobar que su puesta en escena seguía perdiendo adeptos. Últimamente apenas la escuchaban las peluqueras y alguna desconocida en la cola para comprar el pan".



La vida son los miércoles de  Mariela Michelena

Un beso de primera novela. mjo

Sin más


"Me duele la cara de ser tan guapoooo" decía la canción. Bueno, pues a mí me duele al alma de ser tan pato. Soy un poco calamidad. No tengo solución. Mira que yo lo intento y lo intento, pero nada. Siempre acabo por no acertar en el día de la marmota. Entre mi condición astral de memoria de pez y mi necesidad por trabajar para mejorar mi yo misma, me pierdo cada nuevo día, me lío con cualquier teoría y acabo más confundida que antes... después de tanto intento fallido y resultado erróneo. Y aún así: hay que tirar pa´lante. No hay otra.

A la espera estoy de ser capaz de conseguir una parte de lo que tanto deseo y temo. 

Un beso de loca. mjo

miércoles, 12 de julio de 2017

Otra vez maletas


3 días para llegar, 4 días allí y otros 3 para volver. Uf, para luego tener que oír: ¡Qué bien vive la farándula! A veces sí, a veces ...

Buen viaje, guapos. Hoy toca Alemania, ¿verdad? Then we take Berlín... Escuchad la radio, llamad de vez en cuando y cuidaros mucho. Os esperamos a la vuelta con cariño y gacetilla de las fiestas. Este año, os las vais a perder enteras. Lástima. 

Un beso de tacógrafo. mjo.

Nota: Sé que llevas en la maleta un libro. Espero que te guste mucho.

Otra nota: La canción... de Leonard Cohen, sí, claro.

martes, 11 de julio de 2017

El capote de San Fermín


El capote, la virgen y un porrón de Santos. Hay que ver la suerte que tienen algunas personas en los encierros. Diez rosarios le rezaba yo a quien fuera por salvarme después de los revolcones que estoy viendo, retransmitido, cada mañana. Sinceramente creo que es la bondad de los toros grandes esos; que corren y corren y no les da por mirar de lado y meterte el cuerno, bien hondo, por el costado. Milagro, milagro.

Carreras bonitas, muchísima gente y una cosa buena: no han repetido este año eso de poner un controlador de ritmos cardiacos a los corredores. Aquello fue un poco desastre: corredor con aparato, corredor que no hacía carrera. (Y digo corredor porque no vi que se lo pusieran a ninguna corredora)

Un beso de pañuelo rojo. mjo

Nota: Al chico del blusón negro, un especial saludo.

domingo, 9 de julio de 2017

Tormenta


Se manifiesta tremenda mientras escribo esto. Truenos, lluvía, viento. Es como un enfado de nubes, como una pateleta del cielo. La oyes de lejos, y cuando llega ya es tarde: te empapas entera si no te pones a cubierto. Así son las discusiones humanas. Igualitas. Ves como se ponen en marcha, siempre son las mismas señales, intentas refugiarte pero hay algo que te hace permanecer quieta, sin huir y al final... nada, no queda salida posible. Te quedas bajo el aguacero de la tormenta. Y contemplas todo el chaparrón.

Tener razón no es importante (mucho menos si NO tienes razón) y discutir no es la solución, sólo una manera de venganza secreta. 

La próxima vez que en una cena alguien tenga ganas de pelea... me voy a poner a bailar la Macarena encima de la mesa. (Y si soy yo la de la gresca, que alguien baile por mí, por favor) Es mucho más divertido menearse que pelearse. Sea cual sea el tema, no merece la pena. 

Un beso de domingo sereno. mjo

Nota: Nunca me ha gustado esa canción, y no sé hacer la coreografía, pero no importa. 

sábado, 8 de julio de 2017

¿Bailas?


Nosotras sí, siempre que podemos. Nos encanta. Anoche tocaba. Tocaba cenar, tomar, reír, cantar y charlar, ... y en honor al único gipuzkoano de la cuadri, nos fuimos a un tugurio a mover el cuerpo un rato a ritmo de clásicos inolvidables. Y así yo pude bailar a Raphael, la de rizos a la Fiordaliso, la cumpleañera a Camilo Sexto, ... ¿qué? ¿que somos unas antiguas? No, sólo víctimas de los 80. Y orgullosas de ello. También hubo melodías más modernas, claro: Enrique Iglesias, Luis Fonsi, ..ya sabes, y hasta un Zorionak de Kaxiano que nos pareció un poquito largo.

Bueno, fue una velada divertida y desenfadada. Y de las que salen solas. Las mejores.

Un beso de Nino Bravo para la próxima vez. mjo

Nota: Gracias, chico de gafas de pasta. Si no es por ti, nos vamos a casa.

viernes, 7 de julio de 2017

Francamente, Frank


Buscando libros...

"Frank Ford regresa con cuatro historias narradas por el icónico Bascombe. Ahora tiene sesenta y ocho años y de nuevo está cómodamente instalado en la zona residencial de Haddam, Nueva Jersey. Bascombe ha salido airoso –en apariencia, aunque no del todo– de las secuelas de la devastación del huracán Sandy. Como en todos los libros protagonizados por él, el espíritu que guía a Ford es la vieja máxima cómica que promete que si las cosas no resultan graciosas, no son realmente serias. La desolación sembrada por el Sandy, que ha arrasado casas, zonas costeras e innumerables vidas, es probablemente el arranque más tremendo que se pueda imaginar para una narración. Y sin embargo se convierte en el perfecto telón de fondo y en la piedra de toque para Ford y Bascombe. 

Estos relatos abordan un completo catálogo de asuntos muy americanos: el envejecimiento, el racismo, la pérdida de la fe, el matrimonio, la redención y el desplome del mercado inmobiliario. A través de Bascombe –irónico, blasfemo, emotivo, sabio y a menudo políticamente incorrecto– nos sumergimos en las aspiraciones, pesares, anhelos, logros y fracasos de la vida americana en los albores del nuevo siglo. Richard Ford trae de vuelta a Frank Bascombe para decir lo que todos pensamos pero pocos se atreven a expresar en voz alta."

Francamente, Frank. Richard Ford

Un beso de maleta. mjo  

miércoles, 5 de julio de 2017

Tres


La loca sin gasolina, el de los ojos transparentes y la que es más maja que las pesetas. Esta es la tropa de mi vida (durante estos días) La tropa laboral, y amistosa, claro.

Lo sé, les voy a echar de menos una jartá en cuanto termine con todas esas pequeñas cosas que me quedan a falta de muy poco ya. Echo de menos al chico de la barba sí-barba no, al de la brújula (a éste un montón porque ha sido más tiempo mano a mano) a la chica que nos hizo una pieza de teatro (¿cómo andará?) Y ya verás cuando me vaya yo y ... no, no puedo, no quiero salir por la puerta y despedirme antes. Voy a decir Hasta mañana o Ciao o Nos vemos, como hago siempre. Porque si digo adiós, lloro. Que me conozco bien.

Algún día os hablaré un poco de ellas, que las he tratado más que a él. Y os contaré que son lo mejor y que no sé si lo saben del todo. Y que deseo que les vaya genial, porque se lo merecen. 

Las quiero mucho. Y ellas me quieren a mí .. un poco, ... imagino.

Un beso a la chica del tatuaje alemán y otro a la de los 5 ordenadores. mjo

sábado, 1 de julio de 2017

Gru


Me reí. Me reí mucho. Gru tiene un culo que merece la pena pagar la entrada de la película solo por verlo. Gracioso, gracioso. Y el loco del chicle, y la madre de Gru y de Dru, y el perro mordiendo la pierna del mayordomo, y la cabra y los amarillos, ... Todo muy divertido. 

¿No has visto las pelis? Es lo bueno de tener hijos, que las ves todas. 

Un beso de buenos y villanos. mjo


Nota: Lo mejor de todo... cuando van a recuperar el diamante.